Aquí me pongo a cantar

Espacio Cerámica es nuestro taller de cerámica artesanal. Recientemente nos instalamos en Gaiman, Chubut, para continuar nuestro proyecto de alfarería en gres y porcelana iniciado hace un tiempo. El valle es un lugar que nos provee tanto de arcillas y caolines del dique Florentino Ameghino como de leña, principal combustible de nuestras quemas.

Nuestra cerámica es reflejo de nosotros mismos, estamos en la búsqueda de nuestros gestos más auténticos. Nos alegra y alimenta estar en esta tierra de Tehuelches y Galeses con una conexión más intensa con la naturaleza. El río Chubut y la cercanía al mar Atlántico sur son nuestros referentes de tiempo e inmensidad. Nos recuerdan nuestro deseo de que el agua no deje de correr ni el fuego de ser.

Los invitamos a visitarnos (cita previa) Fernando López y Victoria Drisaldi.

Prólogo para Vueltas




“Vivir es cambiar,
en cualquier foto vieja lo verás”
Del tango “Chau, no va más” Homero Expósito


             Desde hace ya un tiempo decidimos construir nuestro horno anagama para trabajar dando mayor protagonismo al fuego, al material y al tiempo. La importancia que tiene el horno en nuestro trabajo equivale a decir que sin fuego no hay cerámica.
         Los trabajos que hoy presentamos dan cuenta de nuestros primeros pasos en una forma de hacer cerámica que pensamos, tiene una fuerte ligazón con lo que creemos es “el oficio”. Vale decir trabajar decidiendo el lugar donde sacar arcilla, el tipo de ceniza que usamos para componer nuestros esmaltes, el sitio que ocuparán las piezas en el horno, entre otros. Siguiendo esta línea de acción, cada pieza es testigo de nuestras reflexiones: aciertos (esperados e inesperados) y desaciertos.
         Así, nuestro trabajo es producto de un diálogo con el material y con nosotros mismos. Nos atrae la experiencia del espacio en la rueda y nos deslumbran las posibilidades inagotables del barro. La espera y alegría por la quema se sintetizan en el momento de fuego cuando el  proceso creador se condensa. El fuego se mezcla con el tiempo. Por suerte y por desgracia ambos siempre se nos escurren. Ese es nuestro eje en torno al cual giramos y damos vueltas.
Victoria y Fernando.
Rosario. Junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario